Número de Whatsapp

+34 642856154

Correo electrónico- EMAIL

quirovitalmalaga@gmail.com

Horario de apertura y Whatsapp

Lunes - Viernes: 10 AM - 20 PM

Artritis Reumatoide: Causas y Síntomas 

Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide (AR) es un trastorno inflamatorio crónico que afecta principalmente las articulaciones, pero puede impactar múltiples sistemas corporales, incluyendo la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos. Como una enfermedad autoinmunitaria, la AR ocurre cuando el sistema inmunológico ataca erróneamente los tejidos del cuerpo, causando una inflamación dolorosa y potencialmente debilitante.

Síntomas de la Artritis Reumatoide

Los síntomas de la artritis reumatoide varían en intensidad y pueden aparecer y desaparecer. Los signos comunes incluyen:

  • Articulaciones sensibles, calientes e hinchadas
  • Rigidez articular, especialmente matutina y post-inactividad
  • Cansancio, fiebre y pérdida del apetito

Inicialmente, la AR suele afectar las articulaciones más pequeñas, como las que unen los dedos de las manos y de los pies. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden extenderse a las muñecas, rodillas, tobillos, codos, caderas y hombros, generalmente afectando las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

Áreas del Cuerpo Afectadas por la Artritis Reumatoide

Alrededor del 40% de las personas con artritis reumatoide también experimentan síntomas en áreas fuera de las articulaciones, tales como:

  • Piel
  • Ojos
  • Pulmones
  • Corazón
  • Riñones
  • Glándulas salivales
  • Tejido nervioso
  • Médula ósea
  • Vasos sanguíneos

Variación de los Síntomas

Los síntomas de la artritis reumatoide pueden variar en intensidad y pueden surgir y desaparecer. Los períodos de exacerbación de la enfermedad, conocidos como brotes, pueden alternar con períodos de remisión, cuando la hinchazón y el dolor disminuyen o desaparecen. Con el tiempo, la AR puede causar deformidades y desalineación de las articulaciones.

Cuándo Consultar a un Médico

Es crucial buscar atención médica si se experimentan molestias persistentes e hinchazón en las articulaciones. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden prevenir daños severos en las articulaciones y otros tejidos.

Causas de la Artritis Reumatoide

Aunque las causas exactas de la artritis reumatoide no están completamente comprendidas, se cree que los factores genéticos juegan un papel crucial. Los genes no causan directamente la AR, pero pueden predisponer a una persona a reaccionar a factores ambientales, como ciertas infecciones virales y bacterianas, que pueden desencadenar la enfermedad.

Factores de Riesgo

Diversos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar artritis reumatoide:

  • Sexo: Las mujeres son más propensas a desarrollar AR que los hombres.
  • Edad: Aunque puede ocurrir a cualquier edad, la AR suele comenzar entre los 40 y 60 años.
  • Antecedentes familiares: Tener familiares con AR aumenta el riesgo.
  • Tabaquismo: Fumar cigarrillos incrementa la susceptibilidad a la AR.
  • Sobrepeso: El exceso de peso puede aumentar el riesgo de desarrollar AR.

Complicaciones de la Artritis Reumatoide

La AR puede conllevar diversas complicaciones graves:

  • Osteoporosis: La AR y algunos medicamentos utilizados para tratarla pueden incrementar el riesgo de osteoporosis.
  • Nódulos reumatoides: Bultos de tejido inflamatorio que se forman bajo la piel.
  • Sequedad en los ojos y la boca: Conocido como síndrome de Sjögren.
  • Infecciones: La enfermedad y algunos tratamientos pueden debilitar el sistema inmunológico.
  • Composición anormal del cuerpo: Cambios en la masa corporal y distribución de la grasa.
  • Síndrome del túnel carpiano: Inflamación en las muñecas que comprime los nervios.
  • Problemas cardíacos: Mayor riesgo de enfermedad cardíaca y endurecimiento de las arterias.
  • Enfermedad pulmonar: Inflamación y cicatrización de los tejidos pulmonares.
  • Linfoma: Mayor riesgo de desarrollar linfoma, un cáncer del sistema linfático.

Conclusión

La artritis reumatoide es una enfermedad compleja que requiere atención médica continua y un manejo integral. Si sospechas que puedes tener AR, consulta a un médico para obtener un diagnóstico preciso y comenzar el tratamiento adecuado. Un enfoque temprano y proactivo puede mejorar significativamente la calidad de vida y prevenir complicaciones graves

Recomienda este Árticulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

26 + = 27